Buscar

El mercado del Cabanyal acuerda ceder la gestión al Ayuntamiento tras 34 años.

Comercio anuncia una inversión de 450.000 euros en el recinto del Marítimo, mientras se reunirá con el Central para intentar un pacto

Acuerdo entre el Ayuntamiento y la asociación de vendedores del mercado del Cabanyal para que la gestión del recinto vuelva a ser municipal a partir del próximo enero. La decisión se conoció ayer tras una reunión entre el concejal de Comercio, Carlos Galiana, y representantes de los comerciantes, que pasarán página de este modo tras 34 años de autogestión.

Todavía falta mucho que hablar, matizó a LAS PROVINCIAS el presidente de los vendedores, Francisco Dolz, para poner negro sobre blanco el contenido del acuerdo, aunque el primer paso está dado. Entre las contraprestaciones, el edil Galiana se comprometió a una inversión de 450.000 euros, continuidad de lo realizado con el Plan Edusi.

Dolz no precisó las necesidades más urgentes del edificio, por lo que habrá que esperar a conocer si este dinero servirá para una reforma interior o la renovación y repintado de la fachada, entre otras cuestiones. El mercado del Cabanyal tiene unos 140 comerciantes titulares en activo y todas las zonas abiertas.

El principal recinto de producto fresco del Marítimo tiene unos 140 titulares de puestos

La más despoblada, como ocurre en el Mercado Central, es la de pescadería, aunque Dolz dijo que estos puestos han salido en una subasta celebrada el pasado día 30, por lo que es probable que se ocupen algunos a corto plazo.

El del Cabanyal es uno de los dos mercados de autogestión que hay en Valencia, con un origen ambos en los convenios firmados en 1986. El Consistorio otorgó entonces a los vendedores las competencias para contratar la vigilancia, limpieza, mantenimiento y todos los servicios relativos a los clientes.

Mientras que en el primero han sido los comerciantes los que han propuesto retornar la gestión al Ayuntamiento, el caso del Mercado Central es diametralmente diferente. La asociación reivindica seguir con el modelo actual o uno lo más parecido posible, para lo que ha emprendido hasta una campaña de recogida de firmas en redes sociales. Este jueves, sus representantes se reunirán con Galiana para buscar un acuerdo de última hora, aunque el edil reitera desde hace tiempo que calcar las condiciones del convenio vigente es imposible.

Fuentes de los vendedores anunciaron el envío por registro de entrada de los gastos que producen el mantenimiento y los servicios habituales, unas cifras pedidas por la delegación. La junta directiva considera que la gestión directa produciría un perjuicio claro a los clientes, destacando los avances conseguidos en el servicio de entrega a domicilio o la venta por internet, entre otros de los últimos años.

En cuanto al Cabanyal, el Consistorio «asumirá la gestión y colaborará con la asociación en acciones conjuntas que se determinarán en futuras reuniones. La alternativa que se baraja es la gestión directa, la modalidad que funciona en el resto de mercados municipales».

Galiana destacó el «buen ambiente y plena sintonía» en la reunión, que culmina una negociación iniciada en 2016. A partir de enero, el gobierno municipal tendrá que garantizar la limpieza, la seguridad y el mantenimiento de las instalaciones, el principal centro de venta de producto fresco del Cabanyal.

Climatización renovada

La última inversión municipal fue la renovación de los equipos de climatización, lo único que se ha ejecutado con el Plan Edusi de fondos europeos en el barrio. En concreto se sustituyeron los equipos dado que los anteriores aparatos «funcionaban mediante un refrigerante llamado R22, un gas fluorado que no se puede recargar ni manipular desde el 1 de enero de 2015 por su condición de contaminante, que destruye la capa de ozono e incrementa el efecto invernadero y el calentamiento global».

El Plan Edusi tiene asignados fondos, aunque debido a las modificaciones de los requisitos, el Consistorio ha tenido que modificar varios de sus epígrafes. La promoción comercial es uno de los aspectos que trata, por lo que no se descarta que parte de ese dinero sea destinado directamente al mercado municipal.

El Plan del Cabanyal prevé mejoras en la avenida Mediterráneo, una de las arterias próximas al inmueble, así como también una intervención en el bulevar Serrería, esto último con la reserva de espacio para un carril ciclista, entre otros elementos de la reurbanización.