Buscar

Un comercio con cien años bajo sus zapatos.

Calzados y Deportes Tono cumple un siglo en San Vicente del Raspeig. Mª Antonia Rovira será la pregonera de las próximas fiestas

Sobrevivir a la era digitalizada en la que nos encontramos hoy en día donde, con un simple click, tienes todo al alcance de la mano, es difícil. Aun así, existen comercios supervivientes de todas las trabas que supone encontrarse con este tipo de comercio digital y los grandes almacenes. En San Vicente del Raspieg, 'Calzados y deportes Tono' cumple cien años. Bajo el mando de Mª Antonia Rovira, este comercio ha sido capaz de reiventarse introduciendo y salir adelante.

En 1919 los abuelos de Rovira llegaron a este establecimiento que, según cuenta su padre, "había un señor que se llamaba 'El Maestre espardenyer'". "Mi abuelo empezó a elaborar las suelas de las alpargatas y luego tenía mujeres que le cosían, le bordaban las telas y la montaban", indica Rovira. Además, el establecimiento no solo contaba con una parte de alpargatas, también había un rincón destinado a una barbería, donde su abuelo ejercía tanto de barbero y zapatero haciendo ambos ejercicios al mismo tiempo. Además, también se podrían encontrar cuerdas, sombreros de paja y productos de "lo que era una tienda antigua". Años más tarde, su madre empezó a incorporar a la venta zapatos tantos para mujeres, niños y niñas y hombres.

Ahora mismo, el establecimiento cuenta con su propia sección de deporte donde se pueden apreciar tanto ropa como calzado, entre otros. Al no haber tiendas especializadas en este ámbito en el municipio, Mª Antonia decidió incorporarlo a la tienda. "Empezamos a traer zapatillas deportivas que nos pedían mucho los clientes y, a través de Adidas, nos comentaron su licencia del calzado de deporte y ampliamos y metimos un poco de todo", explica.

Durante estos cien años, 'Calzados y deportes Tono', se ha especializado en "comodidad y calidad" y a base de mucho "esfuerzo y trabajo" han logrado estar donde están, haciendo que los clientes sean considerados "amigos". "Es un trabajo que hay que echarle muchas horas pero, al mismo tiempo, es un trabajo que si te gusta estar cara al público es muy gratificante", afirma Rovira.

https://e00-elmundo.uecdn.es/assets/multimedia/imagenes/2019/04/12/15550796083550.jpgMª Antonia posa con el cartel de los cien años.MANUEL LORENZO

Los principales rivales del pequeño comercio son los grandes almacenes y, sobre todo, el comercio online. Sin embargo, existen una serie de características los diferencian. "El comercio local se diferencia por el trato a la gente, al público y a la especialización. El cliente sabe que viene aquí a comprar un determinado que va a comprar que en las grandes superficies se difumina", señala Rovira.

Además, San Vicente es un municipio donde el comercio local esta "vivo" y año tras año sigue creciendo y «se ve más vitalidad». De hecho, muchas personas de localidades vecinas se desplazan al pueblo para realizar sus compras porque "se ha creado una vida comercial que en otras localidades no tienen".

DANDO VOZ AL COMERCIO

Falta poco más de una semana para que den comienzo una de las fiestas más importantes dentro del municipio, los Moros y Cristianos, declaradas fiestas de Interés Autonómico. Las calles se inundarán de música, trajes y un gran ambiente festivo que llenará de color las principales calles del pueblo. En esta ocasión, el próximo viernes 26 de abril, María Antonia será la encargada de dar voz a las fiestas, de inaugurarlas, convirtiéndose en la pregonera de este año.

Sobre el balcón del ayuntamiento la encargada de 'Zapatería Tono' "intentará dar un pregón emotivo" en los que los protagonistas del discurso serán el comercio local (su sector) y las fiestas, "intentado comunicar lo importante que son para los sanvicenteros y sanvicenteras". "No me lo esperaba para nada. Está bien que elijan a gente del pueblo porque hay mucha", concluye Rovira.