Buscar

El Bonic/a Fest apuesta por la "proximidad" en los mercados.

Dar pasos entre conocidos, comprar productos con sello del territorio valenciano y salir después de un rato a escasos metros de tu vivienda. Estas son algunas de las características que determinan qué supone un mercado municipal para una ciudad como València, siendo por ello espacios de gran valor para la población.

Por ello, para destacar esta importancia, este año volverá el Bonic/a Fest, una iniciativa de la Concejalía de Comercio -en colaboración con Amstel y Mercavalencia- que el próximo sábado abrirá sus puertas en su tercera edición en el mercado del Grau.

En la presentación de la iniciativa estuvieron presentes el alcalde de València, Joan Ribó, y el concejal de Comercio, Carlos Galiana, que estuvieron acompañados también por la directora de comunicación de Mercavalencia, Ángeles Fernández; el responsable de Relaciones Institucionales en Levante de Heineken España, Alejandro Rodríguez, y el chef valenciano, Ricard Camarena.

Así, Ribó señaló como «elementos indispensables» para «la alimentación local» y para «dinamizar los barrios» la importancia de los mercados municipales, destacando además que son «un elemento de cohesión». Asimismo, el edil ha enfatizado el valor de la cercanía de los productos que afectan «a la sostenibilidad», pero también a la contribución «a la economía local».

Por su parte, la responsable de Mercavalencia insistió en las nuevas iniciativas que se van a llevar a cabo en esta edición del Bonic/a Fest, entre las cuales se encuentran la nueva edición del «hortattack», una exposición fotográfica en el Veles i Vents o el IV Fòrum dels Mercats, resaltando que los mercados son el «futuro de la alimentación sostenible».

En esta misma línea también se mostró Alejandro Rodríguez, explicando que este evento significa el «reconocimiento indispensable a un patrimonio genuinamente valenciano, como son nuestros mercados, con sus profesionales y productos frescos», recalcando además que «nos sentimos muy orgullosos de poder decir que Amstel está hecha en València».

Del mismo modo, el chef valenciano Ricard Camarena, el cual se une en este año a la iniciativa, recalcó que «hay que estar orgullosos de lo que tenemos», de la cantidad y cantidad de los mercados municipales.