Buscar

Hawkers 'pisa el suelo' en su territorio natural y abre dos puntos de venta físicos en Alicante

La firma ilicitana de gafas de sol Hawkers, la startup digital por excelencia de la provincia, viene apostando fuerte desde hace un año por dar el salto de la pantalla del ordenador al mundo real. Comenzó con la apertura de su primera tienda física, una flag ship, en Madrid el pasado septiembre, a la que ha seguido otra de las mismas características en Roma recientemente, y se reforzó con las 'tiendas experienciales' en Madrid y Barcelona. Pero si una estrategia ha permitido a la empresa ganar en capilaridad a pasos agigantados esa ha sido la apertura de microstores en centros comerciales.

Esta estrategia parte de una experiencia piloto asesorada por la consultora CBRE, en la que Hawkers abrió seis microtiendas en espacios de paso de otros tantos centros comerciales en distintas ciudades de España: Madrid, Zaragoza, Tarragona, Málaga, Vitoria y Vizcaya. A partir de esta experiencia para "probar la experiencia física de cliente", y que en principio iba a ser efímera, la firma asentada en Elche Parque Empresarial decidió apostar abiertamente por estas microstores como fórmula para ganar presencia en el mundo real y reforzar la marca online. Así, se lanzó a una estrategia de aperturas con el objetivo de alcanzar los 40 puntos de venta físicos este verano. Pero esa estrategia había dejado de lado, curiosamente, la provincia donde la marca de gafas de sol tiene su sede operativa.

Hasta ahora. En el primer semestre del año, Hawkers ha 'pisado el suelo' por fin de su territorio natural, con la puesta en marcha de dos microtiendas en centros comerciales de la provincia. La primera, en el centro comercial Portal de La Marina, en Ondara. La segunda, hace apenas un mes, en el centro comercial Gran Vía de la capital alicantina. El cofundador de Hawkers y habitual portavoz de la compañía David Moreno siempre ha especulado con abrir también en Elche, donde la firma tiene su sede operativa (el grupo Saldum Ventures, propietario de la enseña, tiene también unas oficinas en Barcelona). De momento, esa apertura tendrá que esperar.

"La elección de centros comerciales para Hawkers reside en donde más presencia online engagement tiene la marca", explican desde la empresa. El centro comercial Portal de la Marina (propiedad de la socimi LAR España) y el centro comercial Gran Vía (propiedad del fondo Europa Capital) son, a su juicio, "espacios ideales para desvirtualizarse, acercarse al cliente y fortalecer la complicidad con el gran público". El salto al mundo físico ha aportado a la compañía un nuevo perfil de cliente, ya que las microstores "permiten aislar la duda del cliente indeciso, con un acercamiento marcadamente experiencial, tocando y probando el producto, que influye claramente en la decisión de compra entre un producto u otro". Es decir, lo que no se podía hacer a través de la web. "En las tiendas físicas se ha comprobado que se venden más los modelos de las ediciones especiales", indican.

Lanzamiento de productos satélite

Las microstores tienen un diseño singular, con forma de jaula compacta de color negro o azul. En ellas se pueden encontrar modelos exclusivos y promociones sólo disponibles en venta presencial, pero además Hawkers tiene previsto lanzar productos satélites que se irán desvelando a través de estos puntos de venta físicos, según explican las mismas fuentes.

Nacida en internet, con un modelo de negocio claro (marcas de diseño a precios asequibles y una apuesta total por la promoción en redes sociales), Hawkers se ha convertido en solo cuatro años en la tercera marca de gafas de sol más vendida del mundo (por número de unidades), y se ha colado en el 'top ten' de las marcas de moda españolas mejor valoradas internacionalmente. La compañía cuenta con más de 260 trabajadores y oficinas en Barcelona, Hong Kong, Ciudad de México, Los Ángeles y Elche. El último mercado internacional en el que se ha introducido ha sido China, donde se han aliado con la plataforma de venta online Alibaba para poder distribuir sin recurrir a su herramienta clave, las redes.