Buscar

Los comerciantes rechazan el plan que peatonaliza parte del Ensanche.-

La asociación del centro histórico dice que la propuesta es «muy arriesgada» y pide un estudio antes de decidir nada

Es sólo el resultado del proceso de participación ciudadana, aunque la asociación de Comerciantes del Centro y el Ensanche quiso ayer echar el freno al documento presentado el lunes en el mercado de Colón para el desarrollo del Plan de Plan del Remei y Russafa. La entidad consideró en un comunicado que la iniciativa ha sido «minoritaria, dirigida desde el inicio y muy parcial», para descartar de un plumazo planteamientos como la peatonalización parcial de la calle Cirilo Amorós, entre otras iniciativas del voluminoso documento.

«Desde la asociación consideramos imprescindible contar con datos de rigor además de las opiniones de este proceso», comentaron las mismas fuentes, al precisar que una «una zona comercial supramunicipal como la del Ensanche requiere análisis sobre muchos aspectos que no se han tenido en cuenta, pero necesarios para diseñar propuestas en beneficio de todos, residentes, usuarios de la zona, empresarios, comerciantes y trabajadores».

El ámbito del plan está delimitado por la estación del Norte, la calle Colón, el viejo cauce y la Gran Vía Marqués del Turia. Algunas de las iniciativas planteadas tras la realización de encuestas y mesas de trabajo es la declaración de zona naranja en todo el estacionamiento de la zona, la transformación de todas las calzadas en ciclocalles (preferencia ciclista), así como la ampliación de aceras en Cirilo Amorós, dejando un carril abierto y eliminando los dos de aparcamiento en superficie.

«En necesario previamente a cualquier actuación en esta zona de alto interés comercial conocer la información relativa a los residentes, visitantes, y clientes de los comercios, empresarios y trabajadores del entorno, sobre el uso de los espacios. Cualquier intervención debe realizarse con la máxima sensibilidad y contando con estudios previos de los que ahora se carece», comentaron los comerciantes.

En opinión de esta entidad, se está «queriendo poner en marcha una supermanzana de forma encubierta, cuya aplicación no tiene precedente en ningún otro entorno urbano comercial. Una operación que resulta tremendamente arriesgada al considerar este espacio de forma disgregada con el resto del centro». Recordaron que en junio de 2017 presentaron al Ayuntamiento la propuesta de la Oficina Pateco, para que se realice un estudio de los barrios del Ensanche, Sant Francesc, Mercat, la Seu y la Xerea antes de adoptar actuación, aunque sea sin obras, dado que «la accesibilidad al centro debe quedar garantizada y es imprudente hacer actuaciones sin considerar el centro en su conjunto, que es lo que se pretende con estas conclusiones preconcebidas».

Los comerciantes consideraron que debe existir un planteamiento de diseño conjunto de la zona, que se realice con un concurso de ideas como en el caso de la plaza de la Reina y el entorno de la Lonja, ya que la zona por su complejidad lo requiere. «Se empezó con una actuación en las calles Félix Pizcueta, Pizarro y Hernán Cortés en la que participamos como nexo entre concejalías; ahora nos encontramos con una zona inacabada que precisa reformas en Isabel la Católica y Grabador Esteve para lograr la homogeneidad entre calles de Pla del Remei».

Por su parte, José Luis Gisbert, representante de la empresa responsable del plan de participación, dijo que «se ha puesto de manifiesto las preocupaciones diarias de familias, niños, personas mayores del CEAM, residentes y que vienen de fuera, oficinas y comercios con los que se ha hablado directamente», además de las entidades.

«Los resultados identifican acciones prioritarias -a la vista de todos- para mejorar algo básico como es caminar y llegar al colegio diariamente. La estrategia de realizar ensayos responde a la necesidad de conseguir espacios de relación que normalicen la vida en el barrio y evitar así el periodo de obras que preocupa a los comerciantes», dijo sobre la propuesta de peatonalizar un tramo de Cirilo Amorós de manera provisional sólo con mobiliario.

«La ciudad creada para todos es la que ofrece respuesta a todas las necesidades, este es un barrio residencial, en el que el comercio abre de 10:00 a 20:00h, algo que los vecinos aprecian. Si mejoramos el barrio para las personas, nos veremos beneficiados todos», añadió por último uno de los autores de la propuesta.