Buscar

Las Cortes aprobarán por la vía rápida y sin enmiendas el pacto del comercio.

  • Economía quiere que sean los grupos parlamentarios los que propongan una modificación exprés de la ley para incluir el acuerdo sobre las aperturas en festivo
  • El objetivo es que se debata y vote en el pleno del 24 de enero

 

El Gobierno valenciano ha alumbrado un procedimiento exprés para trasladar lo antes posible el histórico acuerdo de los horarios comerciales al ordenamiento jurídico. Incluso se ha marcado en rojo una fecha en el calendario: el pleno extraordinario que tendrá lugar los días 24 y 25 de enero.

La Conselleria de Economía quiere que sean los grupos políticos los que promuevan una reforma de la Ley de Comercio -cuya última actualización entró en vigor el pasado 1 de enero- para incorporar tanto el régimen de aperturas en festivo que acordó el sector como el nuevo mapa de zonas de gran afluencia turística para la Comunidad Valenciana.

La idea es que esta modificación se apruebe en lectura única -una vía que contempla el reglamento de las Cortes para casos excepcionales -, lo que permitiría reducir los plazos a la mínima expresión dado que con esta figura los grupos no pueden presentar enmiendas. De hecho, la propuesta se debatiría y votaría en la misma sesión parlamentaria. Si todo sigue los cauces previstos en sólo unas horas el escollo normativo estaría resuelto.

Según las fuentes consultadas, Economía pretende citar el próximo lunes a los distintos partidos para solicitarles su colaboración. No en vano, el pleno de las Cortes, a propuesta de la Mesa, debe aceptar expresamente esta vía de tramitación exprés. La Conselleria quiere evitar a toda costa que algún grupo se posicione en contra. Y, por ello, garantizan que se respetará el texto íntegro del acuerdo, tal y como se rubricó el pasado 28 de diciembre.

En cualquier caso, el tiempo juega en contra del departamento que dirige Rafael Climent, ya que algún grupo -Compromís ya da dado su beneplácito para liderar el proceso- ha de registrar la proposición en la Cámara autonómica el mismo lunes si se quiere que la Junta de Síndics la tome en consideración al día siguiente, el martes, que es cuando se definirá el orden del día del pleno extraordinario. En el caso de que no se llegue a tiempo, se abordaría en la siguiente sesión ordinaria de las Cortes, que ya se ha fijado para los días 7 y 8 de febrero.

Son varios los argumentos que han persuadido a Economía de optar por la vía del decreto ley, a pesar de que el director general de Comercio, Natxo Costa, consideraba en un principio esta fórmula como la más plausible. Al no admitirse ninguna enmienda, la aprobación en lectura única del acuerdo reduce considerablemente los plazos. Más aún al partir la iniciativa legislativa de los propios grupos parlamentarios. En estas circunstancias no se requieren los habituales informes de la Abogacía de la Generalitat o del Consell Jurídic Consultiu (CJC), entre otros organismos. Sí se solicitará, no obstante, un informe al Ejecutivo autonómico, que no supondrá ningún obstáculo.

Desde un prisma jurídico, la proposición de ley también ofrece mayores garantías. A diferencia del decreto, no puede ser recurrida por un particular, lo que reduce el riesgo de judicialización. Se trata de un blindaje oportuno a tenor del malestar que el pacto de los horarios comerciales ha generado en algunos sindicatos y operadores. Aunque la inmensa mayoría de las organizaciones está favor de este acuerdo, ya hay un centro comercial -MN4, en el municipio valenciano de Alfafar- que ha anunciado su intención de llevarlo ante el Gobierno central.

La Conselleria de Economía confía, no obstante, en contar con el respaldo de los distintos grupos políticos para cerrar de una vez por todas la guerra de las aperturas en festivo. El principal aval radica en que el acuerdo no responde a intereses políticos -de hecho, ni siquiera satisface a Compromís- sino que su diseño parte a iniciativa de un sector económico clave como el comercio.

EL CALENDARIO

  • Reunión el lunes. La Conselleria tiene previsto citar a los representantes de los grupos para exponerles su plan. El mismo lunes se debería registrar la propuesta en el registro de las Cortes.
  • Junta de portavoces. Será el martes cuando se defina el orden del día del próximo pleno, que presenta además carácter extraordinario.
  • Pleno: 24-25 de enero. Si se logra llegar a tiempo, la proposición no de ley se aprobará por lectura única en una misma sesión.
  • Pleno: 7- 8 de febrero. Es el 'plan B' con el que se trabaja en caso de que se incumplan los plazos.