Buscar

Lidl quiere ganar cuota en la moda 'low cost'.

El negocio de la venta de ropa en los supermercados ascendió a 4.300 millones en 2016.

Los datos pueden sorprender, pero muestran una tendencia al alza. Casi la mitad de las consumidoras españolas compra ropa en los supermercados, según el estudio Actitudes Lifestyles 2017 de Kantar Worldpanel. La media es adquirir seis prendas al año, lo que está haciendo crecer el peso de este canal en la venta de moda.

Según datos de Acotex, la patronal del sector, los hipermercados y supermercados aglutinaron el 24% de la ropa que se vendió en España en 2016, lo que supone alrededor de 4.300 millones de euros sobre un total de 18.000 millones. La cifra sitúa a este canal sólo por detrás de las cadenas especializadas (32,3%) y por encima de las tiendas multimarca (19,7%), los outlets (15,3%) y los grandes almacenes (8,7%).

Tendencia

Lidl se ha propuesto aprovechar este fenómeno como fórmula para generar nuevas vías de negocio. "Es un área que está en crecimiento y que goza cada vez de mayor aceptación. En realidad, estamos respondiendo a una tendencia y nuestro objetivo es reforzarla y cuidarla", asegura Arantxa Conde, responsable de Relaciones Públicas de Lidl España. En concreto, la cadena ha vendido el último año 6,6 millones de prendas y accesorios de su marca Esmara, dedicada al público femenino y que ya supone el 10% de los ingresos de la cadena por productos de bazar, la forma en la que denomina Lidl a todo lo que comercializa que no es alimentación.

"Nuestro negocio es básicamente la venta de alimentación, pero también vendemos otros productos de bazar que no son de surtido fijo entre los que la moda cada vez está ganando más protagonismo. Desde la humildad de ser un supermercado, creemos que podemos ofrecer soluciones de moda básica en un lugar de paso como es una tienda y nuestra apuesta es ser un jugador importante en este nicho", señala Conde.

La cadena cuenta con cuatro marcas propias de ropa: Esmara (mujer), Livergy (hombre), Pepperts (niños) y Lupilu (bebés). "Lanzamos cinco o seis colecciones de ropa al año, siempre limitadas por lo que no hay un surtido fijo, y por ahora vamos a seguir con esta estrategia porque nos está funcionando muy bien", señalan en Lidl.

Alianza

Otra de las fórmulas que ha utilizado la compañía para dar valor añadido a su ropa ha sido su alianza a largo plazo con Heidi Klum. La modelo lanzó su primera colección con Lidl en septiembre y ahora llegará a los supermercados de todos los países donde está presente la firma con una segunda colección dirigida a la mujer y enfocada a la Navidad. Se pondrá a la venta el 4 de diciembre y constará de más de 40 prendas, como vestidos, faldas, pantalones, americanas, monos o abrigos.

Otra de las novedades que prepara la cadena de supermercados es el lanzamiento de Esmara Lingerie. "Habíamos vendido hasta ahora algo de ropa íntima, pero se tratará de la primera colección de lencería completa que sacamos al mercado", dice Arantxa Conde, que se muestra convencida de que "la moda va a seguir ganando peso en Lidl porque nuestro enfoque es responder a los clientes y lo que vemos es que siguen demandando ropa".