Buscar

El PSPV frena en Madrid la estrategia de Compromís contra la libertad horaria.

La tensión latente que mantienen desde hace dos años el PSPV y Compromís en la Conselleria de Economía por la posición restrictiva de la formación valencianista contra la libra apertura del comercio en festivos se visualizó ayer en el Congreso de los Diputados.

Estaba previsto que se votara en el pleno la proposición no de ley que, a iniciativa de Compromís, ya salió adelante en comisión hace unos meses, con el apoyo de toda la izquierda, para instar al Gobierno a eliminar la obligatoriedad de las grandes ciudades de tener zonas de libertad horaria.

En las últimas horas, como adelantó este diario, Compromís daba un nuevo giro de tuerca a su estrategia. Modificó su propia PNL para incluir que la modificación de la ley estatal de horarios comerciales elimine también la restricción para que haya un número mínimo de domingos y festivos de apertura autorizada. Ese es el punto de la ley que hace que en la C. Valenciana todo el comercio, esté o no en municipios con libertad horaria, puedan abrir al menos diez domingos y festivos al año. Compromís quería eliminar ese número mínimo, o al menos rebajarlo a ocho festivos.

Los socialistas se opusieron a esta última enmienda de la diputada de Compromís Marta Sorlí, con lo que la PNL fue tumbada por la mayoría del PP. 77 diputados votaron a favor; 160 en contra y otros 82, los socialistas, se abstuvieron. La diputada valenciana del PSOE Ana Botella justificó la posición en que, en el actual contexto digital, con el comercio compitiendo con las plataformas on line 24 horas al día, «focalizar las políticas de comercio en los horarios es simplificar una realidad compleja».

Los socialistas alegan que aquella PNL ya se pactó y se aprobó en comisión instando al Gobierno a cambiar la ley. En opinión del PSOE, la cuestión está en limitar el número máximo de festivos y no el mínimo.


Malestar en Compromís

La posición de los socialistas no sentó nada bien en el partido de Oltra: «El PSOE pone palos en las ruedas a la modificación de horarios comerciales propuesta por el Govern del Botànic», tuiteó Sorlí. Pese a que Compromís lidera la política comercial del Consell, el debate sigue generando tensiones entre los socios.